El recuento de los días realmente vividos


El recuento de los días realmente vividos

El último día del año es un día en el cual las personas celebran mucho, pero mucho más allá de los estrenos, los banquetes, propósitos de año nuevo y la pólvora, es un día para reflexionar. Hace muchos años ya tenía una vieja costumbre de tomar una hoja en blanco y un lapicero el último día del año para hacer un recuento de los días realmente vividos en cada año que terminaba.

Aunque actualmente perdí dicha costumbre, aún guardo en alguna parte esas hojas que formaron parte del pasado y de la historia, de las cosas que eran de verdad importantes y que se quedaron en forma de recuerdos.

Si nos ponemos a pensar un año tiene 365 días y cada uno de esos días tiene 24 horas. Aunque el día tenga todas esas horas de tiempo, la verdad es que no todas ellas las vivimos realmente. Muchas de ellas pasan desapercibidas e inadvertidas y casi siempre se pierden en la nada, por lo que el día de mañana no las recordarás, no recordarás lo que hiciste en ese tiempo porque no era nada especial, nada importante.

¿Cuáles son los días realmente vividos?

Cada quien tiene una respuesta diferente, cada persona piensa diferente… sin embargo resumiendo un poco ese concepto diría que son aquellos días que hiciste cosas grandes, esos días en los cuales fuiste feliz, muy feliz, pero aunque parezca raro, también se incluyen aquellos días en los que no te fue nada bien, esos días en los que aprendiste valiosas lecciones que te aportaron nuevos pensamientos y te convirtieron en la persona que ahora eres.

Lee también:  Una semana sin revisar Facebook. Esto he aprendido...

Los días realmente vividos los llevamos con nosotros para siempre, son como recuerdos que llevamos bajo el brazo y a los que estamos atados hasta la eternidad. Cosas que no olvidaremos porque nos marcaron de una u otra manera.

Esos días son los que te llevas, porque pudiste dar lo mejor de ti, sacar la mejor versión de ti o soportar los dolores más terribles o los problemas más angustiosos y aún así sobreviviste a la tormenta.

Volver a empezar

Y aunque hayas tenido muchos días realmente vividos este año debes saber que son tan solo recuerdos, que aunque hayan sido lecciones o días felices ahora solo forman parte del pasado. Pero la vida está hacia adelante.

Cada año que termina también es un año que comienza, es una nueva oportunidad de volver a empezar de nuevo, de seguir haciendo bien las cosas que haces y de mejorar aquellas en las que te falta dar lo mejor de ti. 

Seguramente este año que viene habrán muchos días realmente vividos; para que así sea nos tocará que buscarlos, por que la felicidad nunca llega sola a tu tiempo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.