10 Lecciones que aprendí en mi primer empleo


Los tiempos de cuarentena sin duda alguna nos hacen reflexionar y hasta volver la vista un poco atrás. Raras veces escribo artículos personales, pero ahora he decidido compartir algunas enseñanzas importantes aprendidas luego del primer empleo que tuve.

A lo mejor estas lecciones sirvan a algunos jóvenes que están en busca de su primer empleo y al leerlas estarán un poco mejor preparados para lo que viene. Todo lo que nos ocurre puede ser un motivo de aprendizaje, algo que nos ayuda a enfrentar futuros retos de una mejor manera.

Vamos.

10 Lecciones que aprendí en mi primer empleo

Algún día llegará

Esta es una de las primeras cosas que aprendí. Cuando egresas de una universidad o centros educativos relacionados, sales con todos los ánimos de empezar a trabajar para así ver tus primeros ingresos, comprar tus propias cosas y también ayudar a las personas que dependen económicamente de ti.

Pero te llevarás la sorpresa que raras veces acertarás a la primera y tendrás que tocar muchas puertas antes de encontrar una oportunidad de empleo. En mi caso tuve que ir a entregar varios curriculums e ir a varias entrevistas en las cuales me decían “le vamos a llamar” y nunca me llamaban…

Era un poco frustrante, la mayoría de empresas donde puedes recibir un salario decente te exigen que tengas experiencia, pero si a penas te vas integrando al mercado laboral seguro no tendrás experiencia. Puede que te toque aceptar algún trabajo que no te guste, pero te servirá para ganar experiencia, para tomar vuelo.

Busqué en periódicos, en hojas volantes pegadas en la calle, en sitios web de empresas, en portales web de empleo y preguntándole a conocidos si sabían de alguna oportunidad laboral.

Me tomó varios meses de búsqueda encontrar el primer empleo. No te desesperes, sigue buscando, algún día llegará.

Habrá mucha competencia

Cuando busques empleo te darás cuenta que no eres la única persona que busca uno. Por cada oferta de empleo vacante llegan decenas de personas a tratar de aplicar y quedarse con él.

Algunas veces verás que algunos empleos los otorgan “por cuello”, porque a lo mejor son conocidos de alguien influyente en decidir a quién van a contratar. Otras veces te van a superar porque llega gente mejor preparada.

Lo único que podemos hacer con la competencia es tratar de ser mejores nosotros, quizás ganar más experiencia, o capacitarnos más en el área que deseemos trabajar, y quizás hasta tener buenos “conectes” para que nos ayuden.

Lee también:  Si alguien más pudo, ¿por qué yo no?

No es como te enseñaron en la escuela

La idea que te dan en tu último lugar de estudios es que vas a salir a ganar bastante dinero y vas a tener un buen ambiente laboral. Sin embargo una vez empiezas en tu primer empleo te darás cuenta que la paga por el trabajo desempeñado será mucho menos de lo que esperabas, sobre todo si no tienes experiencia, y además el trabajo a realizar podría ser mucho.

Como te mencioné antes, puedes ir ganando experiencia para más adelante aspirar a mejores ofertas laborales, con mejores condiciones. Lo más probable es que empieces en un sitio que no te guste o que poco tenga que ver con lo que estudiaste, pero puedes ir escalando.

Tu tiempo estará limitado

Al empezar a trabajar tendrás menos tiempo libre, ya que deberás trabajar al menos 8 horas durante cinco o seis días a la semana. Tendrás menos tiempo para ti y para tu familia. Aveces te harán trabajar de más, sin recibir lo justo por ese tiempo o sin recibir nada.

Tendrás que cumplir con el tiempo que te dan para realizar el trabajo o permanecer en el trabajo, llegar siempre a tiempo, sino generas una mala imagen y hasta podrían despedirte si no cumples.

Cuando empecé a trabajar me quedaba poco tiempo para ver el fútbol, porque también tocaba trabajar fines de semana, tenía también menos tiempo para salir mis amigos, estar en la casa o ver a mi novia.

Si estás soltero será una ventaja

Estar soltero en tu primer empleo es una ventaja, te lo digo porque si ya tienes un compromiso familiar tendrás una presión mayor, ya que no debes fallar.

Cuando uno está soltero puede darse el lujo hasta de rechazar trabajos que no le gustan porque es poco lo que necesita para sostenerse económicamente. Si tienes pareja que depende económicamente de ti tendrás más presión porque te tocará aportar para alimentación, pago de casa, pago de servicios básicos, entre otras cosas. Si tienes hijos la presión será aún mayor.

Lo ideal es primero tener un trabajo estable y luego pensar en compromisos familiares, aunque aveces pueda que hagamos las cosas al revés jajaja.

El sueldo es lo de menos

Lo que ganes al principio quizás no sea mucho dinero, pero sentirás que es como una recompensa por tu trabajo realizado. A lo mejor tengas una expectativa alta, pero generalmente lo que te pagarán será muy poco al principio, y hasta puede que no te paguen nada porque te pongan en prueba.

Mi primer sueldo fue de $45 quincenales (hace muchísimos años). No me alcanzaba para mucho, pero al menos ya empezaba a sostenerme por mis propios medios. Aunque igual, un sueldo de empleado nunca te va a permitir ser rico.

Lee también:  Nunca te canses de preguntar

Con tus primeros pagos puede que te emociones y quieras comprar cosas que siempre has querido, no es ta mal, te lo mereces. Pero reserva una parte de tu sueldo para darle a las personas que de alguna manera te ayudaron a llegar a donde te encuentras, generalmente son tus padres o abuelos. Puede ser que no te quieran recibir dinero, en ese caso trata de comprar cosas que sean necesarias para la casa o para la alimentación, ahí no pondrán excusas. Ellos se sentirán orgullosos de ti por ese gesto.

TIP: Ahorra una pequeña parte de lo que ganas y guárdala para emergencias o imprevistos.

Vas a encontrar toda clase de gente, pero también valórate

En tu primer trabajo te darás cuenta que en alguna medida los compañeros de estudio se parecen a los compañeros de trabajo. Algunos son muy buena onda, te apoyan en todo, te dan ánimos y te ayudan si no sabes hacer algo; pero también hay otros que te verán como un rival, te pondrán en mal, tratarán de hacerte quedar mal en público o ante los jefes. De igual manera hay jefes con lo que vas a llevarte bien y otros con los que vas a querer huir.

Trata en lo posible de sobrellevar las cosas, tú céntrate en realizar un buen trabajo y si cometes algún error asúmelo. Tu mejor carta de presentación es hacer las cosas bien.

Aparte de compañeros de trabajo también te vas a encontrar con toda clase de clientes, algunos no te tendrán paciencia y hasta puede que te ofendan si trabajas en atención al cliente. Vas a desear mandarlos a volar, pero debes ser profesional, ya que estarás siendo la imagen de la empresa para la cual trabajas. Otros clientes te van a felicitar por lo que haces. Hay de todo…

Hay también trabajos malos, no hay duda. Algunas veces sentirás que el esfuerzo que das en tu trabajo no compensa la retribución económica que obtienes y peor aún, algunas veces pueda que sientas que no compensa tu bienestar o salud emocional, porque tienes actividades, compañeros o jefes para nada agradables.

Valórate como empleado, algunas veces tocará renunciar porque va a ser lo mejor. Estar en un lugar donde no te sientes bien es un infierno.

Aprende lo más que puedas

Siendo sinceros nadie estará nunca preparado al 100% para desempeñar un trabajo al principio, muchas cosas se van aprendiendo en el camino. Puede que te pongan al principio en un período de prueba o preparación, consultale a los compañeros de trabajo de confianza si tienes dudas.

Lee también:  Con el tiempo...

En la universidad no te preparan completamente para un trabajo. Muchas cosas que aprendí cuando era estudiante no sirvieron para nada cuando empecé mi primer empleo.

Lo que aprendas hoy te va a servir para un futuro empleo. Conoce lo más que puedas de tu trabajo.

No te sueltes de una rama sin estar agarrado de otra

Un día llegó un nuevo compañero de trabajo, mencionó que había pasado muchos meses desempleado y sin dinero. Mencionó que había aprendido esa lección, de no saltar de una rama sin antes estar agarrado de otra. ¿Has visto cómo saltan los monos de un árbol alto a otro?

Lo ideal es que antes que abandones tu trabajo actual al menos sepas de nuevas oportunidades donde podrás trabajar, ya que si no acostumbras a ahorrar dinero, cuando renuncies a tu trabajo actual la pasarás mal porque ya no tendrás ingresos económicos.

Entonces si ya encontraste otro trabajo mejor, no esperes más. Pero si no, debes pensarlo bien y tomarte el tiempo necesario.

Deja un buen record

Uno no siempre es monedita de oro para caerle bien a todo mundo, pero al menos trata de llevar en paz las cosas y hacer todo bien. Nunca te vayas de un trabajo por ser mal empleado, antes de irte deja las cosas claras y si has cometido errores asúmelos con responsabilidad.

Si un día te vas que sea porque han recortado personal, porque ya no quisiste seguir trabajando o porque encontraste mejores oportunidades. Nunca por irresponsable o por hacer cosas ilegales. Hay que salir por la puerta grande, nunca por la puerta de atrás.

Cuando vas a solicitar otro trabajo muchas veces te pedirán que pongas referencias de tus anteriores lugares de trabajo o jefes que has tenido. Es como un historial laboral que vas dejando en tu curriculum vitae, procura que ese historial esté siempre limpio.

=

En mi primer empleo duré casi dos años, aprendí muchas cosas que luego me sirvieron, conocí a mucha gente interesante, muchas veces hice las cosas mejor de lo que esperaban y otras veces no logré dar lo mejor. Llegó un momento en el que decidí salir, porque el sueldo en realidad era poco y el trabajo era mucho.

Comuniqué la decisión a mis jefes unas semanas antes, capacité a la persona que iba a quedar en mi puesto para que supiera cómo hacer el trabajo. Llegado mi último día de trabajo enviaron un supervisor para que revisara todo y las cuentas e inventarios quedaran en orden. Todo estaba bien.

Ese día dije adiós a los compañeros de trabajo, era hora de salir a buscar nuevas oportunidades. Hace 14 años ya…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.