¿Por qué no debes decir “no puedo”?


¿Por qué no debes decir "no puedo"?

En más de alguna ocasión mientras estudiabas te pasaron al pizarrón a resolver algún ejercicio o problema o te pidieron algo difícil de realizar y simplemente dijiste “no puedo”. La verdad es que en muchas ocasiones en la vida se nos presentan problemas o retos que se nos hacen casi imposibles de superar y en esos momentos es cuando firmamos nuestra huida y decimos “no puedo” y cualquiera otra de sus variantes como “no se”, “no tengo”, etc.

“No puedo” es una frase de tan solo dos palabras pero que es muy devastadora ya que cuando la pronunciamos se activa dentro de nosotros todo el conformismo posible que nos hace acomodarnos a las situaciones más fáciles y entonces ya no buscas más opciones ni te atreves a intentarlo al menos, sólo te cruzas de brazos.

Esa frase nos hace detenernos en nuestras aspiraciones y muchas veces eso significa renunciar a aquellas cosas que podrían hacerte feliz o darte una mejor vida, ya que hace que en todo nuestro inconsciente se forme una barrera que no podemos superar. Decir no puedo es como cerrarte una puerta tú mismo o tú misma, ya que estás cerrando la posibilidad de si quiera hacer el esfuerzo por superar el reto que se te presenta.

Muchas veces elegimos eso porque es lo más fácil. Decir que no puedes hacer algo o no quieres hacer algo es más fácil que levantarte y hacerlo, porque eso requiere un esfuerzo adicional. Sin embargo si puedes ver un poco más allá te darás cuenta que las personas que se arriesgan son las que triunfan en la vida.

Lee también:  Cómo cuidar tu salud si trabajas desde casa

La próxima ves que se te presente una situación en la que sientas que existe la posibilidad de decir no puedo, haz una pausa y reflexiona. Ponte a pensar en lo que ganarías sino haces nada y en lo que ganarías si lo intentas; imagínate las dos cosas en una balanza y evalúa cuál es la que mejores resultados podría darte.

A pesar de todo pueden haber excepciones en las que sea necesario decir no puedo y es en las cosas que no te dejan ningún resultado positivo.

En lugar de decir no puedo, debes decir no quiero, si puedo o lo intentaré.

10 Razones por las que no debes decir “no puedo”

  1. Te vuelves más conformista.
  2. Dejas pasar oportunidades que difícilmente podrás encontrar más adelante.
  3. Te conviertes en una persona insegura.
  4. Te rindes antes de intentar las cosas.
  5. Otras personas lo harán por ti.
  6. Te hace quedarte estancado en el mismo lugar.
  7. Evades tus responsabilidades personales.
  8. No creces como persona.
  9. No te arriesgas.
  10. Sufres después o te quedas pensando qué hubiera pasado si lo hubiera hecho.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.