¿Por qué abandonamos?


Por qué abandonamos

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos abandonado algo, por muy pequeñas que sean las cosas.

Deportes, dietas, actividades, metas, lugares e incluso personas, son algunas de esas cosas que constantemente dejamos abandonadas y no les volvemos a tomar atención nunca más…

Pero, ¿por qué abandonamos? ¿por qué a veces dejamos las cosas a medias y no las seguimos?

Normalmente cuando empezamos algo lo hacemos con mucho entusiasmo y motivación, porque hemos soñado o nos hemos imaginado con concluir lo que nos hemos propuesto; pero en el camino nos encontramos con obstáculos que nos hacen desistir y apartarnos de eso que una vez fue importante para nosotros.

Sin duda este es un interesante tema para debatir, por lo que a continuación veremos algunas de las razones por las cuales abandonamos.

Falta de motivación

Sucede que con el tiempo descubrimos que lo que hemos elegido, decidido o lo que estamos haciendo no nos aportará nada en nuestro futuro.

Así por ejemplo una persona que elige una carrera universitaria sin saber realmente cuál es el campo de desenvolvimiento de la misma, es casi seguro que tarde o temprano acabará abandonando esa carrera, porque simple y sencillamente no le motiva ni le agrada.

No hay constancia

Algunas cosas que requieren de mucho esfuerzo para lograrlas también requieren de constancia, es decir que tengas paciencia mientras luchas por lograrlas.

Lee también:  El recuento de los días realmente vividos

Si no eres constante cuando buscas bajar de peso y no sigues las medidas necesarias como ir al gimnasio o hacer ejercicio, debes saber que pronto terminarás abandonado ese propósito.

Tomamos decisiones en momentos de alegría

Algunas cosas las decidimos cuando nuestros ánimos están por las nubes, pero más tarde ponemos los pies sobre la tierra y nos damos cuenta que en realidad resulta casi imposible para nosotros lograrlas.

No llenan nuestro propósito de vida

Otras cosas que elegimos en el pasado simplemente con el tiempo se terminan descubriendo que no se adaptan a lo que realmente queremos.

Puede que en algún momento conociste a tu pareja y te hiciste una idea de ella, pero con el tiempo que has ido conociéndola te des cuenta que no es la persona indicada con la que quieres pasar el resto de tu vida, por que no comparten los mismos objetivos en común.

Baja autoestima

Las personas que tienen baja autoestima también son inseguras y sienten que no son capaces de terminar las cosas que una vez empezaron.

Otros han decidido por nosotros

En ocasiones sucede que nos dejamos llevar por las cosas que nuestros amigos o familiares nos sugieren que hagamos, con lo cual tarde o temprano nos daremos cuenta que no es lo que nos gusta porque no lo hemos elegido nosotros.

Si te inculcan una religión con la cual no te sientes identificado puede que no pases mucho tiempo en ese lugar.

No obtenemos los resultados esperados

Es una de las razones más comunes por las cuales abandonamos las cosas. Al pasar el tiempo nos damos cuenta que a pesar del esfuerzo y el empeño que hemos puesto, los frutos cosechados no son los que esperábamos.

Lee también:  Cómo cuidar tu salud si trabajas desde casa

Iniciar un blog es una aventura, pero la mayoría mueren en el primer año, porque la fama, las visitas y las ganancias no llegan. Así que terminamos abandonado el blog.

Metas inalcanzables, sin planes claros

Cuando queremos alcanzar una meta por lo general habrán otras metas pequeñas que ayudarán a lograr la meta general. Pues resulta que en ocasiones no tenemos planes claros de lo que debemos hacer o bien nos proponemos cosas inalcanzables.

A  lo mejor si tratas de bajar de peso, quieras ser mañana como un actor o actriz que has visto en la televisión o solo sabes que quieres bajar de peso pero no tienes claro lo que debes hacer para lograrlo.

Sea lo que sea que abandonemos debemos tomarnos un tiempo para pensar y reflexionar si realmente vale la pena abandonar. Si descubres que no vale la pena entonces lucha todo lo que puedas, pero si te das cuenta que vas por el rumbo equivocado entonces aprende la lección y sigue tu camino, sin mirar atrás…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.