La vida es lo que recuerdas para contar


La vida es lo que recuerdas para contar

La vida no son los años que tienes, sino las cosas que te han sucedido y que todavía recuerdas cómo fueron, esas cosas que te hicieron llorar de felicidad o llorar de tristeza, eso es lo que vale la pena, lo demás es puro cuento.

Es para no usar un título largo de esta entrada, pero en realidad la frase completa dice: “La vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla.” y es del gran escritor Gabriel García Márquez (1927-2014). De sus obras recuerdo haber leído 100 años de soledad, una interesante historia que es considerada como una de las obras más grandes de todos los tiempos y con la cual en 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura de ese año.

También la frase que aparece en la primera pagina de su auto biografía llamada Vivir para contarla, la cual escribiera unos años antes de morir.

¿Qué vas a contar mañana?

Qué historias le vas a contar a tus hijos o a tus nietos que hiciste cuando eras joven? No crees que es tiempo de vivir la vida realmente más allá de las preocupaciones y las rutinas de cada día.

Realmente nadie va a salir vivo de aquí, así que por un poco de tu parte y lucha por construir historias y hazañas que valga la pena contar mañana.

Ese chiste de cuando te caíste al agua aquella mañana de invierno, esa vez que saliste corriendo porque creíste que algo te perseguía, esa primera vez que viste a la persona que te gusta, tus momentos más bonitos. Esas cosas increíbles que te han pasado, eso es lo que vas a contar mañana cuando te encuentres con la soledad.

Lee también:  Volver a empezar...

Lo que escribiste ayer

Qué tiene de malo hacer una mirada atrás para recordar lo que has vivido? Esos problemas por los que has pasado son las páginas que escribiste ayer y son los pasos que te han permitido llegar hasta donde estás ahora.

Alguna vez estuviste abajo pero casi llegas a la cima y debes recordar las historias que has ido viviendo para que más tarde te hagan feliz. Ya que por muy difíciles que hayan sido los errores, siempre terminarás perdonándote y más tarde los mirarás con una sonrisa de optimismo y eso se llama aprendizaje.

No te culpes ni te lastimes, si has vivido una historia triste ayer, recuerda que siempre puedes cambiarla ahora, para que mañana sean días mejores los que tengas que vivir.

Cuéntate tu historia

Cada día de tu vida es una página por escribir. Hace años tenía esa costumbre de escribir los sucesos más importantes que vivía, esas páginas han quedado abandonadas en algún lugar de la casa por alguna extraña razón.

El tiempo pasa de prisa, si tienes unos minutos cierra los ojos para recordar los momentos más importantes que has vivido en tu existencia, esos son los momentos que debes seguir creando para ser una persona feliz.

Los momentos más tristes también nos han cambiado, nos han lastimado y hasta hecho sentir más, especialmente cuando sabemos que las cosas no pueden volver atrás o las personas ya no pueden volver a este mundo.

Si no tienes nada que contar no te preocupes, siempre existen una segunda oportunidad para construir recuerdos buenos, que valga la pena incluso volver a repetir.

Lee también:  No esperes esperando, espera viviendo

De hecho dicen que si tienes dinero y compras viajes o experiencias eso te trae felicidad, mucho más que comprar cosas. Por que ahí aprendes más y son instantes que se quedan en tu memoria para siempre.

No la tienes fácil. La vida es lo que recuerdas para contar, la vida es la historia que aún guardas en tu mente y no se te ha olvidado…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.