Ser padre por primera vez…


Ser padre por primera vez te cambia la vida

Dicen que hay muchas cosas en la vida para las cuales nunca se está totalmente preparado, y precisamente ser padre por primera vez es una de ellas. Es una tarea que requiere de mucho esfuerzo pero que tarde o temprano algún día te llega y que debes enfrentar sin tener un manual de instrucciones para realizarla.

Resulta increíble ver cómo también tienes la capacidad de dar la vida, de hacer que la humanidad perdure y de dejar una huella en el tiempo porque escribir un blog, sembrar un árbol y criar un hijo es la misión que todos tenemos que cumplir en nuestra vida. Después de todo los hijos son un reflejo de lo que son sus padres o de lo que han logrado hacer de ellos.

Una etapa de cambios

Ser padre por primera vez es una etapa en la vida en la cual sentirás muchos cambios, sentirás que las responsabilidades crecen y que de ahora en adelante ya no tendrás la misma libertad que tenías antes; pero a pesar de eso también sentirás alegría de ver cómo un ser que lleva tu propia sangre puede estar contigo en todo momento.

Tu vida dará un giro tal vez inesperado y debes prepararte económica y emocionalmente para enfrentarlo, no podrás dormir como dormías antes por que los desvelos formarán parte de tu rutina al menos durante los primeros meses y la relación con tu pareja pasará a un segundo plano porque el cansancio de los días que sentirás que pasan más rápido que de costumbre les afectarán de alguna manera.

Tu vida no volverá a ser igual

Muchos eligen marcharse y huir porque sienten que no pueden con esta carga de trabajo, porque tanto ser madre como padre exige un sacrificio extraordinario que al fin y al cabo resulta ser un trabajo del cual no se obtiene ningún beneficio más que el emocional. Es un trabajo que dura toda la vida y en el cual no hay vacaciones.

Más allá de todo, ser padre primerizo es una tarea que debes aprender en el camino, porque seguro irás aprendiendo a adaptarte a esta nueva rutina; si, a la rutina de los desvelos nocturnos, los biberones que debes preparar rápido porque el llanto no cesa y cambios de pañales que deberás que realizar una y otra vez.

En resumen, esta es una etapa de tu vida que te marcará y que no olvidarás nunca, sobre todo porque ahora ya no hay marcha atrás…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *