Sé grande o vete a casa


Se grande o vete a casa

“Viniste a una de estas dos cosas a este mundo: A ser extraordinario o a ser igual que los demás”.

Si vas a hacer algo procura siempre que sea algo excelente, procura hacerlo bien hecho y que tu trabajo se note. No permitas que la prisa o el miedo te detengan de lograr algo que en realidad hará que las demás personas te observen.

El día que te vayas para siempre de aquí no te recordarán por las ideas brillantes que hayas tenido o por las buenas intenciones que hayas tenido, sino por las cosas que has logrado construir y por las personas a las cuales con tu presencia o ejemplo has logrado cambiarles la vida.

Esas ideas grandes que  tienes también deben llevar el ingrediente secreto para hacerlas extraordinarias y eso es hacerlas realidad, ya que nunca alcanzarás la grandeza si te detienes a pensar las cosas o a evaluar una y otra vez sin decidir qué hacer.

Si quieres ser grande entonces debes dejar atrás muchas cosas, el miedo, la pereza de dejar todo para mañana, la falta de visión para poder olfatear las oportunidades, la manía por querer superar a los demás antes que a ti, la libertad de ponerle excusas a todo…

Solo cuando comprendas que puedes ser igual o mejor que otras personas que un día cambiaron el mundo, entonces podrás ir también por ese camino. Todo está en la mente.

Has venido aquí a aprender y a poner en práctica lo que aprendas, eso que sin duda puede cambiar la vida de muchas personas y que indirectamente también cambia la tuya, esa es tu misión. Nuestro tiempo aquí es limitado y no vale la pena quejarse por todo, especialmente por las cosas que no puedes controlar, ya que eso solo te resta tiempo.

Lee también:  ¿Qué hacer cuando te dicen que "no puedes"?

Si vas a correr la maratón hazlo con todo, no a medias, has venido a ganar no a participar siendo un simple corredor más. Eso se llama “darlo todo” y cuando lo entiendas te sentirás mejor y verás que cada vez irás mejorando y aunque te aparezcan fracasos en el camino los ocuparás solo para ir mejorando.

Si has venido a este mundo no pierdas la oportunidad de ser alguien grande, no en estatura, sino en bendiciones. No vas a tener una segunda oportunidad para demostrarlo.

Sé grande o vete a casa, seguro allá estarás más cómodo, pero luego no te quejes cuando veas el éxito volar en patio ajeno, no digas que no te lo dije.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.